¿Qué criterios debes tomar en cuenta para elegir el tipo de sociedad para tu negocio?

¿Qué tipo de sociedad elegir al crear una nueva empresa? ¿Qué impacto tiene el tipo de sociedad en las fuentes de financiamiento?

Esta es una de las primeras decisiones que deben tomar los nuevos socios de una empresa.

Ahora te quiero hablar sobre un tema de vital importancia: el financiamiento a largo plazo. Sobre financiamiento propiamente hablaremos en otros boletines y en otros seminarios; pero en esta ocasión te hablaré sobre el papel que juega la sociedad que eliges cuando salgas a buscar financiamiento para tu negocio.

Los empresarios y los gerentes de empresas deben buscar fuentes de financiamiento de largo plazo cuando inician nuevos proyectos o nuevos negocios. Estas primeras fuentes de financiamiento son para compra de terrenos, construcciones, instalaciones, compra de maquinaria y equipo, remodelaciones, investigación y desarrollo, e incluso para financiar el capital de trabajo del primer año de operación.

Existen dos fuentes principales de financiamiento a largo plazo:

  • El capital Accionario.
  • El capital Crediticio.

El capital accionario está formado por los aportes que los accionistas, fundadores o propietarios del negocio colocan en la empresa para iniciar operaciones. Este aporte se puede hacer en efectivo, en propiedades, en salarios que no retiran los socios durante un tiempo, entre otras posibilidades. Incluso los socios pueden aportar el conocimiento que tienen sobre un negocio y producto, colocarle un valor a dicho aporte y esto ser considerado también como capital accionario.

El capital crediticio está formado por préstamos bancarios a largo plazo, podrían ser también préstamos otorgados por los mismos socios fundadores. Estos créditos, y es lo ideal, deben ser de largo plazo, acordes a las proyecciones financieras del nuevo negocio y del periodo de recuperación del capital invertido.

Aquí es donde el tipo de sociedad juega un capital importante

En otros artículos hemos hablado con más detalle sobre los diversos tipos de sociedades que existen. Una sociedad anónima tiene como factor principal a su favor, la emisión de documentos que acreditan la calidad de socio, se llaman acciones. Existen acciones comunes y acciones preferentes. En una sociedad anónima los socios en realidad lo que hacen es comprar acciones a un precio que establece la junta o asamblea constituyente. Entonces, captar capital accionario en una sociedad anónima es muy práctico: se sacan al mercado acciones de la compañía y se ponen en venta.

Lo anterior es mucho más transparente en países con mercados de valores en donde se negocian las acciones de la empresa privada. Estos mercados son los que establecen el precio, según la ley de la oferta y la demanda. Algunos países de América Latina no tienen mercados accionarios muy desarrollados, por lo que la compra y venta de acciones, muchas veces, se realiza en negociaciones privadas.

Las pequeñas y medianas empresas son fundadas por una o dos personas, algunas veces son familiares, amigos o colegas de profesión. Llegan a un convenio de la forma en que van a aportar el capital inicial y si es necesario buscar préstamos bancarios, aportan propiedades personales para presentarlas a un banco como garantías. Algunas veces, incluso, los socios sirven de fiadores, avalistas o garantes colaterales de las empresas.

Sobra decir, lo difícil, que es para un nuevo empresario obtener financiamiento bancario, al menos durante los primeros doce meses.

Muchas empresas nuevas nacen, apoyadas en el entusiasmo y espíritu emprendedor de los fundadores; pero casi nunca cuentan con asesoría calificada para elaborar planes de negocios y proyecciones financieras que logren convencer a un banco de prestar dinero.

Igual, muchos inversionistas que andan en búsqueda de colocar dinero que llaman “capital de riesgo”, temen colocar dinero en nuevos negocios que no cuentan con un plan de negocios bien detallado y con proyecciones financieras sólidas y contundentes.

Estas sociedades de dos o tres socios, familiares, amigos o colegas, manejarán relaciones de sociedad muy cerradas. Difícilmente abren la posibilidad de que ingresen nuevos socios cuando requieren aportes adicionales de capital. Por esta razón no tiene ningún sentido que constituyan sociedades anónimas. Es suficiente y muy apropiado que utilicen la figura, bastante sólida, de las sociedades de responsabilidad limitada.

Cuando estos socios requieren financiamiento, entre ellos será aportado. O lo buscan con sus familiares o amigos. Si requieren financiamiento bancario, los bancos verán una relación sólida entre los propietarios y la empresa que crearon, ya que generalmente ellos mismos son quienes la administran y la operan en el día a día.

Los bancos siempre van a pedir garantías colaterales de los socios propietarios, cuando éstos han constituido una sociedad de responsabilidad limitada; pero también pedirán esas mismas garantías personales cuando la sociedad sea anónima y vean que en la práctica se trata solamente de dos o tres socios.

Incluso muchísimos negocios pequeños o medianos le pertenecen a un solo dueño, operan como una sociedad anónima. Quizás porque su abogado nunca le asesoró sobre este tema tan importante y determinante.

Grandes problemas podrían evitarse, demandas legales, relaciones familiares o de amigos dañadas, si los empresarios fueran adecuadamente asesorados en el momento de decidir sobre estos tres aspectos:

  • El tipo de sociedad que conviene para las características de sus propietarios.
  • El tipo de sociedad que conviene para obtener capital de largo plazo.
  • La forma correcta de abordar el trabajar en sociedad un nuevo negocio.

En otros boletines hemos tocado y seguiremos tocando temas relacionados con las decisiones que tienen que ver con lo que aquí visto hoy de manera muy general.

El empresario, el emprendedor, debe dedicar tiempo suficiente a tomar decisiones sobre esto. Debe buscar asesoría calificada y objetiva sobre estos temas.
Antes de iniciar un nuevo negocio, antes de colocar los primeros dineros en una nueva empresa, deben haberse tomado decisiones sobre las sociedades y sobres los socios.
Pero más importante todavía, además de haberlo conversado y decidido debe haberse documentado.

La escritura de constitución de la nueva sociedad es parte de documentar; pero no es suficiente. Nosotros recomendamos agregar una minuta o un documento de entendimiento donde los socios especifiquen los diferentes aspectos que regirán la sociedad. Esto documento es un convenio o contrato y, por lo tanto, debe estar firmado por los nuevos socios.

Recomendación rápida:

  • Hay toda una sección en este blog, dedicada al tema de Socios de Negocios. Visítala para que revises todo el material que hemos publicado en ella hasta hoy. Haz click aquí.

Comments

  1. ING. ERICK MEDINA SIORDIA says

    HOLA BUEN DIA, ESTOY CONSTITUYENDO UNA EMPRESA CONSTRUCTORA, Y QUIERO INTEGRAR A MI PAPA Y MIS HERMANOS EN LA SOCIEDAD YO ESTARE APORTANDO TODO EL CAPITAL, QUE ME RECOMIENDA ?
    PARA YO LLEVAR SIEMPRE EL CONTROL DE LA CONSTRUCTORA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *